viernes, 26 de abril de 2013

Poli pasará la noche en el calabozo

Poli Díaz está detenido por una presunta agresión con un destornillador. Esa noticia ha corrido como la pólvora por todas las redacciones y, a estas horas de la tarde, es difícil que nadie se haya enterado de lo ocurrido; máxima cobertura la dedicada al tema.

Poli, ¿culpable o inocente?. Sinceramente, es su vida y que haga con ella lo que quiera. Tiene un enorme carisma, genera una inusitada corriente de simpatías y se le desea lo mejor, pero ya está. El resto es cosa suya. Ojalá esté bien. Cuentan que pasará la noche en dependencias policiales y ya mañana prestará declaración ante el juez. Fuentes policiales han asegurado que la declaración de Poli "ha ido relacionada a que el agredido era uno de los que le apuñalaron meses atrás y que perdió la cabeza porque llegó a temer por su vida. Nos ha dicho que hasta se fue a Cantabria para estar alejado".

Las heridas recibidas por parte del agredido no son graves. De hecho aseguran que no quería prestar declaración ni ser atendido por la ambulancia porque se encontraba en la Cañada Real "en busca" de otra necesidad. Un realidad que existe, que respira, que no desaparecerá aunque miremos a otro lado. Talibanes que regalan moral en nombre de no sé qué. Condición humana inexplicable. Qué pena.