jueves, 2 de mayo de 2013

Canelo Álvarez; En el centro de todo

El mexicano Saúl Álvarez, de 22 años, es algo más que un campeón mundial. Es un fenómeno social, un púgil que lucha por demostrar que atrás quedó aquella pegatina de "producto de marketing" que tanto le ayudó en sus inicios. Ahora, siendo un campeón cada vez más sólido, va a tener varios frentes abiertos en las próximas semanas.

Lo primero va a ser sus líos con la justicia mexicana. En Octubre de 2011, presuntamente, agredió al púgil Ulises Solís, al que destrozó la mandíbula. El "Archie" ha buscado que Canelo pagase ante la justicia, pero esa batalla la está perdiendo. El minimosca ha tenido que ver al campeón Superwelter junto con el presidente de México, Enrique Peña Nieto. "He sido agredido, pido justicia y él aparece con el presidente y no pasa nada. ¿Cuándo cambiarán las cosas en México?" se pregunta Solís, que insiste en seguir pidiendo cárcel para el Canelo.

Otro frente abierto para el mexicano será la demanda que Tutico Zabala tiene cerca de ganar, en la que pide daños y perjuicios tanto al propio Canelo como a Óscar De la Hoya. Al parecer boxeador y promotor se pasaron por el "arco del triunfo" el contrato de promoción que tenía firmado Tutico; la resolución podría ser inmimente y se estima que Zabala obtendrá una enorme compensación económica.

El tercer frente para el Canelo será el de su próximo rival. Habla de Floyd, quiere a Floyd, su mundo es Floyd... Pero Mayweather no aceptará pelear con el mexicano. Golden Boy sigue alimentando el sueño del Canelo, pero el propia Mayweather ya lo ha dicho por activa y por pasiva "Soy un peso Welter. No volveré a subir al ring ante alguien que me saque peso". Blanco y en botella. Canelo, mientras, sigue viviendo a lo grande. Tremendo el carro que conduce.