sábado, 15 de junio de 2013

Riddick Bowe; Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible

El estadounidense Riddick Bowe, de 44 años, dejó una imagen ciertamente mala en su combate de debut y quién sabe si de despedida en el mundo del Thai boxing. "Necesito dinero y por eso he decidido volver a pelear" había dicho en la previa, aunque la verdad es que poco o nada positivo se puede decir del "Big Daddy".

Su rival y verdugo, el ruso Golovin, le fulminó en el segundo asalto. No entiendo mucho de esta disciplina, pero parece que el ruso estaba abochornado y no quiso "machacar" a su rival con golpes en la cabeza y se conformó con mandarle 5 veces a la lona con golpes a las piernas. La pelea acabó en el segundo asalto.

¿Lo positivo para Bowe?, los 150.000 Dólares que se ha embolsado. El combate se celebró en Thailnadia y, visto lo visto, da igual saber si había algún cinturón en juego o no. Se acabó el show. Supongo que este y otros deportes merecen un poco más de respeto y seriedad, teniendo en cuenta la cantidad de gente que se lo curra en los gimnasios y que jamás tendrán a su alcance bolsas como las que cobró el estadounidense.

La pelea se puede ver, aunque no tiene excesiva calidad. Puedes verla pulsando aquí.