jueves, 17 de octubre de 2013

Maravilla en El Vaticano; El Papa Francisco rezará por todos los boxeadores

Ayer, en El Vaticano, el Papa Francisco recibió a Sergio Martínez, campeón Medio del WBC. "Tras Ali al inicio de los 80 y yo, que nos vimos con Juan Pablo II, te damos la bienvenida al club de los recibidos por el Papa" le escribió al argentino Riddick Bowe a través de Twitter.

Tras una misa, y una recepción pública -como vemos en la imagen- Sergio le entregó al Papa un cinto personalizado del WBC. Posteriormente hubo una reunión privada, en la que se reunieron a solas Maravilla y el sumo pontífice. Se habló de la fe, del boxeo, del maltrato a la mujer y del bulling. El Papa volvió a sorprender por su absoluta humildad. Quiso transmitir a Sergio que rezaría por la salud y la integridad de todos los boxeadores del mundo, a la vez que les mandó una bendición a ellos y a José Sulaimán, presidente del WBC. El dirigente se encuentra en estos momentos recuperándose de una delicada intervención quirúrgica.

 Martínez salió encantado. Sólo él sabe las sensaciones que le transmitió el Papa, pero ya ha anunciado que en su caso se trata de algo "imposible de describir con palabras". De hecho, durante varios momentos, la forma de ser de Bertoglio le dejó literalmente "sin palabras". "Definitivamente es la luz que alumbra la esperanza de todo católico".