viernes, 16 de enero de 2015

Lo que hay que ver; cancelada la pelea de Petrov

Petr Petrov no peleará finalmente esta noche en Verona, Nueva York. Una pena, pero hay cosas que no se pueden controlar cuando la perspectiva se toma desde un punto de vista excesivamente alejado de lo que debe ser un profesional. Eso es lo que ha decidido hacer Hank Lundy, que optó por echar toneladas de tierra sobre la credibilidad de su papel en este deporte. Lamentable.

Esta noche debían enfrentarse por los títulos NABA y WBO NABO del peso Ligero que, en la actualidad, ostenta el ruso afincado en vallekas. Pero antes había un obstáculo; la báscula. Petrov cumplió, el límite estaba en 135 libras y detuvo la romana en 133,5. Turno para Lundy.... 139 libras, 1,814 kgs por encima del límite. Le notificaron que disponía de 2 horas para el siguiente intento pero Lundy, desafiante, abrió una botella de agua y casi se la bebió de un trago. "¿bajar de peso?, esto es lo que hay, o lo tomáis... o lo dejáis" pareció ser su mensaje.

Su chantaje no fue aceptado. "Hasta nunca, Lundy" dijeron los promotores. El gran perjudicado, sin duda, es Petrov. Tras marcharse a USA, sufrir un cambio de rival y preparar a conciencia una pelea que podía dejarle a las puertas del título... se encuentra ahora compuesto y sin rival. No peleará. Dicen que el boxeo es así... pero se deberán tomar decisiones que impiden comportamientos como el de Hank Lundy.