viernes, 13 de mayo de 2016

¿A dónde vamos?

¿Mejora el boxeo en España?, creo que no.

No me refiero a la cantidad o calidad de púgiles, que siempre suele cumplir con las expectativas marcadas, sino que hablo, y de verdad, de la salud del boxeo como uno de esos conceptos que jamás se terminan de entender; como industria.

Porque sí, el boxeo es una industria. Una empresa. Un negocio en el que siempre partes de la base de un presupuesto negativo y que, si llegas a empatar o perder poco, se toma como un auténtico triunfo. "Al final los chicos han peleado y el aficionado que ha venido ha disfrutado", suelen decir nuestros promotores.

Más que una televisión, que llegará, o un milagro en forma de "boom", lo que necesitamos es saber qué es lo que quieren o necesitan los aficionados para que acudan en masa a los pabellones.

¿Ven mejor éste deporte por youtube?, ¿pueden vivir sin ver una velada si no es televisada?, ¿No les gusta el ambiente?, ¿Es una cuestión de dinero?, ¿Acaso los combates que se cierran no les llaman la atención?.

Lo que está claro es que la situación no avanza. Podría ser el momento de tomar otro tipo de medidas.